Publicidad

Amazfit GTS 2, análisis: el reloj económico de Amazfit es ahora mejor que nunca
Análisis

Amazfit GTS 2, análisis: el reloj económico de Amazfit es ahora mejor que nunca

Con el Amazfit GTS la compañía marcó una sólida base con la que construir un smartwatch barato y con gran diseño. Unos pocos meses después el Amazfit GTS 2 aterriza en España, con mejoras en el diseño, un sistema operativo renovado y mayor funcionalidad. Por el camino se ha aumentado también el precio pero, como veremos en este análisis, el concepto es sorprendentemente distinto respecto a lo que vimos con el modelo anterior.

Pasa por nuestra mesa de análisis el Amazfit GTS 2, un reloj inteligente que ya te adelantamos que nos ha gustado bastante, ya que mejora los principales puntos débiles de su antecesor.

Ficha técnica del Amazfit GTS 2

AMAZFIT GTS 2

PANTALLA

1,35" AMOLED
348 x 442 (341 ppi)

DIMENSIONES

42,8 x 35,6 x 9,7 mm

BATERÍA

246 mAh (duración 7 días)

RESISTENCIA

5 ATM

SOFTWARE

Amazfit OS

CONECTIVIDAD Y SENSORES

GPS
Medición pulso
Medición de oxígeno en sangre SpO2
Acelerómetro
Bluetooth 5.0
Wi-Fi
NFC

Otros

Micrófono y altavoces

Precio

169 euros

Sigue pareciendo un Apple Watch, aunque es más cómodo que nunca

Img 8196

El Amazfit GTS 2 comparte una caja casi idéntica a la de su hermano menor. Aleación de aluminio y una forma rectangular, con una clara inspiración en el Apple Watch. Lo primero que llama la atención cuando vemos el GTS 2 de frente es la pequeña protuberancia del lateral derecho. He de reconocer que las fotografías no le hacen justicia ya que, en persona, apenas se nota y es bastante práctico.

Img 8199 El saliente no es nada exagerado y ayuda a que la pulsación del botón sea más suave, ya que el pulgar recae en las pequeñas curvas.

El objetivo de esta protuberancia es que, cuando vamos a pulsar el botón, el pulgar recaiga suavemente sobre la curvatura de dicho saliente. Parece un detalle nimio, pero es la forma más cómoda que hemos probado para ayudar a pulsar el botón. Insistimos, aunque a nivel de diseño puede parecer un elemento extraño que rompe la simetría (porque lo hace), en cuanto pulsamos el botón entendemos por qué se ha hecho esto.

El Amazfit GTS 2 repite la fórmula de su antecesor: es cómodo, es muy ligero y a las pocas horas de tenerlo en la muñeca nos olvidamos de que tenemos algo puesto

Más allá de este saliente, el GTS 2 de Amazfit sigue siendo un reloj cómodo, muy ligero y delgado, aunque sigue sin sentirse premium (tampoco lo pretende por su rango de precio). El botón lateral ha aumentado considerablemente su tamaño, siendo aún más fácil de pulsar. El botón tiene la función de activar el menú con una pulsación y de realizar la función que hayamos configurado con una doble pulsación (por defecto se activa el menú de modos deportivos).

Img 8209 Los biseles son mínimos en el Amazfit GTS 2.

Al igual que en la generación anterior, se han cuidado bastante los biseles que rodean al reloj. Son bastante delgados y simétricos, recordándonos a los del Apple Watch Series 6. Con fondos negros, al tener un panel OLED, quedan completamente disimulados, dando una sensación de "todo pantalla".

Img 8215

Respecto a la correa, sigue siendo de goma. No es de primera calidad, pero no ha sufrido desgaste durante estos días de uso y se siente bastante sólida. Como en la generación pasada, podemos cambiarla por cualquier otra correa compatible de 20mm, así que por unos pocos euros podemos darle un aspecto completamente distinto.

Img Amazfit GTS 2 a la izquierda. Amazfit GTS a la derecha

Por último, dándole la vuelta al reloj vemos que ahora hay más sensores, aparte de que ha cambiado el diseño de la parte trasera. El año pasado estaba acabada en plástico mate, mientras que en el GTS 2 se apuesta por el plástico "glossy" (brillante, para que nos entendamos). En definitiva, un diseño muy similar al del año pasado, pero aún más cómodo.

Una pantalla AMOLED que sigue sorprendiendo

Img 0598

Del Amazfit GTS nos sorprendió su panel AMOLED de 1,65 pulgadas y resolución 348x442. Esta generación tenemos el mismo panel por lo que, a pesar de que no haya mejora, no echamos en falta más calidad. Para poner en contexto, tiene más píxeles por pulgadas que el propio Apple Watch, se visualiza al sol sin ningún problema y los colores son bastante brillantes. Está cubierto por Gorilla Glass 3, y en esta semana de uso no hemos tenido el menor microarañazo, nos ha parecido una pantalla a priori resistente.

La pantalla del Amazfit GTS 2 es sorprendentemente nítida, los colores son muy vibrantes y el comportamiento al sol es excelente

A pleno sol el Amazfit GTS 2 se comporta de forma más que digna, con brillo suficiente para afrontar cualquier incidencia de luz. Ha mejorado el comportamiento del brillo automático, que se adapta perfectamente a cualquier condición lumínica.

Img 8211

El cristal sigue estando ligeramente curvado, lo cual a nivel estético queda bien y hace que sea cómodo interactuar con el reloj. La respuesta del panel también es ahora mejor, aunque de esto tiene buena parte de responsabilidad el software, del que ahora hablaremos a fondo, ya que ha cambiado por completo.

En resumidas cuentas, un panel brillante, nítido, con gran contraste y que se disfruta. Sin duda, es uno de los puntos más fuertes en este reloj, que se sitúa en panel muy por encima de lo que se espera en este rango de precio.

El software que se merecía la generación anterior para un rendimiento más que digno

Img 8208

Con el Amazfit GTS nos encontramos un reloj que se movía bien, pero que tenía lag generalizado. Todo tomaba unas milésimas extra para moverse y el reloj no se notaba ágil. Con el Amazfit GTS 2 todo cambia. Tenemos un sistema operativo idéntico al que vimos con el Zepp E: más completo, más fluido y más rápido. La interfaz es ahora más intuitiva, pudiendo acceder a las notificaciones con un swipe desde la parte inferior de la pantalla y a los controles rápidos desde la parte superior.

La fluidez no es extrema, pero ya no hay rastro de lag. El Amazfit GTS 2 se mueve muy bien, las animaciones son fluidas y el sistema ha mejorado bastante, siendo más completo y rápido

Esto se traduce en que el rendimiento es excelente, no llega a la excelencia en fluidez que vimos con el Zeep E, pero ya no hay el lag de la generación anterior. Las animaciones son las mismas que en el Amazfit GTS, y el sistema de control por gestos nos lleva a los distintos paneles de monitorización deportiva cuando deslizamos a derecha e izquierda.

Img 0617

Un punto a tener en cuenta es que este sistema operativo no soporta instalación de aplicaciones, ya que tan solo replica las notificaciones que llegan al teléfono. Esto se traduce en que es necesario que el reloj esté constantemente conectado al reloj ya que, de lo contrario, no podremos ver mensajes. Del mismo modo, tan solo podemos leer los mensajes, no responderlos.

Con Amazfit OS por fin se ven los emojis, por lo que podemos ver los mensajes al completo, salvo cuando nos mandan una imagen o mensaje de audio, los cuales no podemos abrir ni reproducir. Comentar asimismo que **podemos enviar al reloj la música que tengamos en nuestro teléfono, para reproducirla sin necesidad del mismo.

Con este reloj podemos descolgar las llamadas que lleguen al teléfono. Al tener altavoz y micrófono podemos hablar con el reloj, usándolo como manos libres
Img 20201102 165057

Respecto a las llamadas, podemos descolgar la llamada y hablar, ya que en esta generación hay micrófono y altavoz. Se oyen sorprendentemente bien, y es de agradecer que en un dispositivo tan económico tengamos esta función. El altavoz también sirve para que las notificaciones tengan sonido, pudiendo regularse en volumen a voluntad.

Podemos también controlar la música desde el reloj, cambiando entre canción, pausándola, ajustando el volumen y demás. Un comportamiento básico pero suficiente para las acciones del día a día.

App Zepp

La aplicación de Amazfit ahora se llama Zepp y, en el caso de iOS, la conexión es algo inestable. Se nos ha desconectado alguna vez el reloj, puede que debido a algunas de las restricciones que impone iOS a los segundos planos. No obstante, esto ha sido algo puntual, pudiendo usar el reloj sin problema. Se vincula al móvil con un código QR mediante la app, y se guardan todas las configuraciones que tuviésemos en el reloj anterior. En mi caso, todo lo que tenía configurado en el Amazfit GTS se ha guardado en el GTS 2.

Image 2020 11 03 10 37 56

La interfaz de la app es sencilla, con un menú principal que nos muestra los pasos, ritmo cardíaco, puntuación del sueño y una de las estrellas en este GTS 2: la medición de oxígeno en sangre. Al igual que en el Zepp E, no tenemos más que activarla, esperar unos segundos y esperar a que nos dé el resultado. Respecto a el listado de modos deportivos, nos encontramos con lo siguiente.

  • Correr al aire libre
  • Caminata
  • Ciclismo
  • Cinta de correr
  • Spinning
  • Natación en aguas abiertas
  • Natación en piscina
  • Elíptica
  • Montañismo
  • Camino de senderos
  • Esquí
  • Entrenamiento libre

Un total de 12 modos deportivos, echándose en falta el entrenamiento con pesas, deportes de raqueta y algunos más, aunque suficientes para un reloj económico. Cuando pulsamos en alguno de los modos se empieza a monitorizar la actividad y, posteriormente, se guarda el progreso en la aplicación.

Img 0430
El GPS es preciso, así como el resto de sensores. No obstante, la localización sigue siendo bastante lenta: al GPS le cuesta captar señal

Al igual que la generación pasada, el GPS es algo lento captando señal. Al aire libre puede tardar cerca de un minuto en captar los satélites, aunque como la aplicación Zepp también se vale de los sensores del móvil, el mapa se puede dibujar desde el primer momento. Respecto a la monitorización del sueño nos ha parecido precisa, aunque no ha detectado todos los despertares en algunas noches. Como indicamos anteriormente, el GTS 2 culmina el apartado de las mediciones con la pulsioximetría, para darnos los niveles de oxígeno en sangre en términos porcentuales.

Sueno Zepp

La app de Zepp brilla por sus informes sobre la calidad del sueño, indicando datos sobre sueño profundo, fases, calidad de la respiración y más. Podemos consultar todos estos datos de forma bastante visual. Del mismo modo, cuando corremos o hacemos una caminata, se nos dan informes muy precisos sobre el rimo que hemos llevado: pulsaciones, cadencia de los pasos, velocidad, ruta que hemos llevado, etc.

Esferas Zepp

Por último hablar de las esferas, que podemos cambiar desde la aplicación de Zepp. Están bastante inspiradas en las del Apple Watch (algunas son bastante descaradas), pero como a nivel funcional replican lo que ya ha tenido éxito, no tenemos demasiada queja. Las esferas de la tienda tienen que cargarse en el reloj, por lo que tardan algunos segundos en aplicarse.

Una autonomía que roza la semana de uso

Img 0428

Un sistema operativo más complejo y más funciones vienen de la mano de una autonomía menor. Con el Amazfit GTS sobrepasamos los 10 días de uso, y con el GTS 2 la autonomía se reduce a la mitad. Con uso de GPS en algunos paseos, monitorización de sueño activa y control de pulsaciones cada minuto hemos logrado cinco días de autonomía.

Si no activamos absolutamente todo (como hemos hecho nosotros para exprimirlo al máximo), podemos llegar a una semana de uso sin menor problema

Son números muy similares a los del Zepp E, pudiendo alargar hasta la semana de uso si le damos algo de tregua a la medición del sueño y frecuencia de ritmo cardíaco. No obstante, con uso muy intensivo rozamos la semana de autonomía por lo que no tenemos que preocuparnos demasiado en este aspecto. Es un gasto consistente del 20% por día, cifra que aumentará si activamos el modo Always On Display, quedando en unos tres días de uso.

Se carga en aproximadamente una hora, con el clásico sistema de carga mediante pines. Al durar tanto la batería, basta con dejarlo ese rato cargando en cualquier momento del día, ponernos el reloj y disfrutar de nuevo de los varios días de autonomía que da este reloj.

Amazfit GTS 2, la opinión de Xataka

Img 8214

Con el Amazfit GTS 2 nos da la sensación de que los deberes quedan por fin bien hechos en todos los sentidos. El reloj cumple a nivel de diseño, dura casi una semana en autonomía, tiene un gran rendimiento, puede coger llamadas, mide oxígeno en sangre, etc. Seguimos sin poder instalar aplicaciones y con un acabado no demasiado premium, pero por menos de 200 euros tenemos un reloj inteligente de altura.

A cambio de un poco más de dinero respecto al GTS tenemos un mejor diseño, un sistema operativo completo, soporte para responder llamadas, altavoz, medición de oxígeno en sangre, etc.

Si quieres un reloj para monitorizar deporte, recibir notificaciones y controlar parámetros de salud, el GTS 2 cumple punto por punto. No hemos echado en falta prácticamente nada, salvo un NFC funcional en España y una correa de mayor calidad.

8.3

Diseño8.5
Pantalla9
Software8
Autonomía9
Interfaz7

A favor

  • La batería dura bastante
  • El saliente lateral es muy cómodo
  • Los sensores hacen un buen trabajo de medición

En contra

  • Correa de poca calidad
  • Limitado a nivel de software
  • No tiene NFC para pagar

El terminal ha sido cedido para la prueba por parte de Amazfit. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios