Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

El ocio parece que fue antes que el «neg-ocio». La dimensión profesional de nuestras vidas surge como la negación del ocio, que, contrariamente a lo que pudiera parecer, no es ni mucho menos improductivo o innecesario. Todo lo contrario: el ocio es un término que data de hace más de 2.000 años proveniente del latín “ōtĭum”,con el significado de tiempo libre para reposar, descansar, aprender, alejarse de problemas o de la política.

Muchas de las actividades que se desarrollan en el tiempo de ocio están relacionadas con la exposición a estímulos de origen muy diverso: la música, el teatro, el cine, el juego, la lectura, el deporte o la conversación son algunos de ellos. En otras ocasiones, el ocio es, por supuesto, más íntimo e introspectivo: la meditación o simplemente no hacer nada son fórmulas aceptadas como un vehículo para el ocio.

Antes de la era digital, su disfrute pasaba en muchos casos por “ir hacia el ocio”: el cine, un concierto, un espectáculo, una obra de teatro, una competición deportiva, una quedada con compañeros o una tarde tranquila en una terraza. Estas modalidades siguen siendo perfectamente válidas, pero el ocio digital permite que no sean las únicas modalidades de disfrute de nuestro tiempo libre y de esparcimiento.

El Walkman fue el primer intento realmente mediático y mundialmente adoptado de mover el ocio desde una ubicación geográfica al propio usuario. La tecnología seguía siendo analógica, como lo era la tecnología del famoso Super 8 o el VHS tratando de llevar la experiencia del cine a los hogares. Las consolas de videojuegos portátiles llevaron los juegos al bolsillo de los gamers. En general, la intención que se puso en el Walkman es la que se puso en los desarrollos tecnológicos posteriores.

El ocio en la era digital

Las consolas portátiles eran ya digitales, por supuesto. Los reproductores de música portátiles en CD combinaban un soporte físico con tecnología digital para la música. El Minidisc y luego el MP3 digitalizaron aún más la música hasta llegar al streaming a través de Internet, primero con WiFi y ahora con datos móviles a través de plataformas generalistas como Spotify y otras que compañías como Huawei están desarrollando, como Huawei Música.

El vídeo se movió después que la música al mundo digital, con los soportes físicos tales como el DVD o el Blu-Ray, primero, y los formatos digitales como AVI o MP4, después, para pasar al streaming en plataformas como Netflix o Filmin. Esta última dentro de la oferta de contenidos de la plataforma de streaming Huawei Video.

Otros elementos que han evolucionado de un modo significativo en el contexto del ocio digital son aquellos que se encargan de convertir los contenidos digitales en experiencias sensoriales. Hablamos de las pantallas y los auriculares, concretamente, que convierten los contenidos de vídeo y audio en imágenes y sonidos que vemos y escuchamos.

Los auriculares primero eran cableados y analógicos: era el dispositivo walkman, o el reproductor MP3 o incluso el propio teléfono móvil o tableta, el que realizaba la conversión digital – analógica, de modo que al conector de auriculares llegaban las señales eléctricas que hacían que los auriculares sonasen.

Ahora, los auriculares son digitales e inalámbricos: el sonido se digitaliza en el dispositivo, ya sea una tableta o un móvil o un reloj smartwatch como el Huawei Watch GT 2, y se envía a través de Bluetooth a auriculares como los Huawei FreeBud Pro, donde se recibe el audio en formato digital. En los auriculares se procesa este sonido digital, añadiendo la parte de reducción de ruido, usando la información capturada por los micrófonos del sonido ambiente. Y solo al final se convierte este sonido digital en impulsos eléctricos que mueven los elementos mecánicos que hacen que el sonido “suene”.

De acuerdo con Manuel Carlos Teba, Product Marketing and Training Manager, «creados con un diseño icónico que rompe las líneas tradicionales Huawei Freebuds Pro suponen una revolución en la manera en que concebimos los auriculares con cancelación de ruido. Su novedosa tecnología de cancelación de ruido optimizada se adapta a tu entorno cambiando entre diferentes modos para ofrecerte la mejor experiencia en todo momento, desde una cancelación total hasta una en la que, aunque el resto de ruidos sigan reducidos, puedas escuchar las voces que se dirijan a ti. Parece magia. Además ofrecen conexión Dual para intercambiar entre dos dispositivos en tiempo real de forma sencilla y se vinculan con cualquier otro dispositivo inteligente del Ecosistema Huawei con un solo toque. Porque crear un Ecosistema es hacer la vida del usuario más fácil».

 

Las pantallas son otro elemento tecnológico que ha experimentado grandes avances: ahora son capaces de mostrar millones de colores y efectos como el alto rango dinámico (HDR), son táctiles y con un brillo que permite visualizar los contenidos en condiciones de iluminación muy diversas.

Ya sea una tableta como la Huawei MatePad 10.4 o un smartphone como el Huawei Mate 40 Pro, la visualización de contenidos de vídeo es una experiencia inmersiva y óptima para cada situación: el móvil abre las puertas a consumo de vídeo en cualquier momento y situación, así como a compartir nuestros propios vídeos en plataformas como TikTok, Facebook o Instagram, mientras que la tableta ofrece una experiencia de visualización óptima para ver películas, series, documentales, charlas online o incluso asistir a reuniones virtuales.

Con un móvil o una tableta, además, es posible añadir la experiencia lúdica de los videojuegos. Un móvil como el Huawei Mate 40 Pro tiene suficiente potencia gráfica como para superar a cualquier consola portátil, además de disponer de un repertorio de títulos sumamente extenso para “echar una partida” mientras esperamos el metro, viajamos o simplemente estamos tumbados en el sofá con deseo de evadirnos por un momento de la realidad.

Las tecnologías de las cámaras, además de ofrecer la posibilidad de llevar el equivalente a varias ópticas en el bolsillo, como sucede con terminales de la Serie P40, permiten añadir el vídeo como elemento de interacción con los colegas, amigos o familiares. El ocio también es comunicación con nuestros seres queridos, y no siempre es posible quedar con ellos físicamente. Una tableta, sin ir más lejos, como la Huawei MatePad 10.4, permite ese tipo de interacción personal en el contexto del ocio.

En otro nivel situaríamos un portátil como el Huawei Matebook X Pro, un ordenador profesional regido por un procesador Intel i7 y con una pantalla táctil  de 13.9” FullView con resolución 3K sin marcos que hará que no echemos de menos nuestro televisor a la hora de ver cualquier contenido multimedia.

Tecnología al servicio del ocio

Así pues, el ocio se ha movido desde los cines, las salas de conciertos, las consolas de videojuegos o la pantalla del televisor a nuestro espacio personal más próximo gracias a avances tecnológicos asociados al procesamiento digital del audio, las imágenes o el vídeo. Estos avances se han traducido en dispositivos cada vez más ligeros, ergonómicos, potentes, fiables, rápidos y fáciles de usar. Huawei, sin ir más lejos, ha desarrollado los procesadores que integra en estos dispositivos. Los procesadores Kirin están presentes tanto en los móviles o tabletas como en los auriculares FreeBuds Pro o en los smartwatches  de la compañía.

El resultado es que, con una tableta como la Huawei MatePad 10.4, un móvil como el Huawei Mate 40 Pro, un reloj como el Huawei Watch GT 2 Pro y unos auriculares como los FreeBuds Pro, tenemos todo lo necesario para disfrutar de vídeo, audio, de las actividades al aire libre o juegos en cualquier momento y lugar. Y si necesitamos más potencia, siempre podemos contar con el Huawei Matebook Pro, que en menos de 1,5 Kg de peso engloba todo lo que un ordenador profesional es capaz de ofrecer.

Los cables también han pasado a la historia, una vez que las tecnologías inalámbricas han madurado y eliminado la letra pequeña, como una autonomía deficiente y que posibilitaba una calidad de audio mejorable. Los procesadores de sonido Kirin A 1 en los auriculares FreeBuds limpian el sonido, reducen el ruido ambiente o mejoran la calidad del audio en las llamadas de voz, al tiempo que hacen un uso mínimo de la batería.

Al mismo tiempo, los efectos de sonido que encontramos en la aplicación de reproducción de audio, Huawei Música, a través de la tecnología Huawei Histen, confieren a los contenidos musicales matices óptimos para cada estilo de canción, para nuestras preferencias y aprovechan al máximo las posibilidades técnicas de los auriculares que estemos usando.

Las baterías son otro elemento tecnológico que ha evolucionado, haciendo realidad que el ocio sea realmente personal y vaya con nosotros a todas partes. Una vez que los dispositivos pueden cargarse de forma inalámbrica gracias a tecnologías como la carga inversa del Huawei Mate 30 Pro, los cables dejan de tener sentido y mejoran la experiencia del ocio personal. La carga rápida, además, hace que no tengamos que esperar para reponer la carga de los móviles, tabletas, relojes o auriculares.

Los registros de actividad y salud de un reloj como el Watch GT 2 Pro hacen de la práctica deportiva o la de actividades al aire libre una mejor experiencia. Podemos recibir las llamadas en el propio reloj mientras caminamos, por ejemplo, al tiempo que tendremos opciones para recorrer las rutas hacia atrás, lo cual nos dará la tranquilidad de saber que podemos volver al punto de partida aunque se haga de noche. También podemos llevar la música en el reloj, por lo que podemos dejar el móvil en la mochila. Y si se acabase la batería del reloj (complicado), será posible cargarlo con el propio Mate 40 Pro.

La facilidad de conexión y sincronización entre dispositivos es otro elemento que mejora el uso de la tecnología al servicio del ocio. Huawei ha cuidado de manera especial este punto, dotando a los dispositivos de la entidad de ecosistema: los auriculares se conectan con la tableta, el móvil o el smartwatch de un modo sencillo e intuitivo.

Y Huawei también cuenta con las plataformas Huawei Video y Huawei Música, con una oferta de contenidos sumamente amplia, a precios competitivos y perfectamente integrada con los dispositivos, con un constante trabajo de puesta al día y adición de más contenidos tanto generalistas como organizados temáticamente. En el caso de Huawei Vídeo, los canales dedicados a documentales o conciertos son un ejemplo.

El ocio también va con nosotros

Las modalidades de ocio presenciales son, sin duda, irreemplazables, pero el personal es una tendencia que, especialmente en los tiempos que corren, se está afianzando como una modalidad de disfrute del tiempo libre con la que tenemos que convivir.

Lejos están los tiempos del walkman. Ahora tenemos dispositivos que ponen en nuestras manos, ojos y oídos, una oferta de ocio digital excepcional. Huawei, además, pone el foco en la calidad de la experiencia, con dispositivos excelentes en cuanto a ergonomía, tecnología, diseño industrial y experiencia de uso. Aspectos como la autonomía son tan importantes en un reloj como la funcionalidad. De poco vale tener un GPS si la autonomía con él en uso no va a llegar ni siquiera para acabar una ruta de senderismo.

Las pantallas, ya sea de la tableta para experiencias más pausadas, o del smartphone para experiencias más inmediatas del aquí y ahora, son también elementos cuidados. Si queremos incluso dibujar, la tableta MatePad 10.4 es compatible con el M-Pen, que abre las puertas a la expresión artística.

Las posibilidades son tantas como rienda suelta demos a nuestra creatividad y a nuestras ganas para disfrutar del ocio. Y Huawei pone el foco en hacer que esta experiencia de ocio sea tan diversa y satisfactoria como el usuario pueda desear.

Imágenes: Huawei e iStock/ajr_images