Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Quiero un coche eléctrico, sí. Pero ¿dónde lo recargo? Este interrogante, que asolaba a la movilidad eléctrica de antaño, forma ya parte del pasado. Nunca fue tan fácil recargar un coche eléctrico en casa como lo es en nuestros días. Estas son las opciones que tenemos.


Un diseño audaz y robusto que logra el equilibrio perfecto con la elegancia de su interior y la más avanzada tecnología. Disponible en una versión híbrida enchufable, para una conducción más sostenible.

Una visita al concesionario nos servirá para comprobar hasta qué punto las tecnologías de motorización eléctrica ha abrazado a los modelos familiares. Los SUV abanderan la electrificación a inicios de la presente década. ¿Cómo es que algo que hace apenas unos años representaba un nicho de mercado se ha convertido en la tendencia estrella?

Qué aporta un SUV recargable a nuestra movilidad

Este interrogante se resuelve conociendo de cerca las ventajas que aporta la electrificación. En lo que respecta a los SUV híbridos enchufables, aúnan las prestaciones que el segmento de los todocaminos había perfeccionado junto a la versatilidad de la integración entre motorizaciones.

Brindan una conducción que se adapta a todo tipo de situaciones, tanto a trayectos diarios en ciudad como a viajes largos. Nos ayudan a apurar el ahorro en los recorridos que hagamos en vía urbana al mismo nivel que lo haríamos con un 100 % eléctrico. A la vez, presentan todas las ventajas tecnológicas del segmento, aportando confort y, sobre todo, seguridad.

Un SUV como el Volvo XC60 Recharge consigue algo impensable hace tan solo diez años: combinar deportividad y eficiencia en un mismo formato.

La clave la encontramos en el perfeccionamiento de las motorizaciones Twin Engine. Estas añaden el factor eléctrico a la ecuación SUV, posibilitando en modo exclusivamente eléctrico 54 kilómetros, lo que a su vez le otorga la etiqueta CERO de la DGT. En el centro de esa autonomía, encontramos una batería de iones de litio con una capacidad energética de 11,6 kWh.

Cómo recargar un SUV enchufable

Esta última cifra es muy relevante a la hora de plantearnos qué posibilidades de recarga tenemos. Junto a ella, sería recomendable diseccionar nuestra rutina de movilidad para averiguar cuántos kilómetros diarios realizamos y por qué tipo de vías nos movemos.

Estas informaciones contribuirán a saber cuánta autonomía eléctrica necesitaremos para nuestro día a día. Por supuesto que, en un híbrido enchufable como el Volvo XC60 Recharge, la autonomía nunca va a suponer un problema. Y es que, una vez se agote la energía de la batería de iones de litio, entrará en juego el motor térmico.

Ahora bien, puede servir para hacernos una primera idea de cuánta energía eléctrica tendremos que recargar. Si se realizan pocos kilómetros diarios, puede que baste una recarga lenta en una toma de recarga doméstica. Su duración equivaldría a dividir la capacidad energética en kWh de la batería entre la potencia de la toma (que suele ser de 10 amperios y 2,3 kW).

Beneficios de un punto de recarga doméstico

Una toma de carga en casa sería una buena alternativa para los propietarios de una vivienda individual. Sin embargo, vayamos por partes. En la actualidad, la opción más idónea resulta la de instalar un punto de recarga tipo wallbox o caja de pared. ¿Cuáles son sus beneficios?

  • Mayor de velocidad de recarga.
  • Dependiendo de la inteligencia de la caja, una mayor personalización vía programación, así como control del flujo de energía, la potencia, etc.
  • Más garantías de seguridad.

Lo cierto es que todos son ventajas. De ahí que la recomendación general pase por acometer esa instalación. De hecho, es este uno de los puntos que más se ha simplificado en los últimos tiempos para los compradores de modelos eléctricos enchufables. No en vano, fabricantes como Volvo se han volcado de llen, regalando el equipo de carga Plug and Drive al adquirir modelos enchufables.

Instalación de un punto de recarga en una vivienda unifamiliar

A partir de aquí, el modus operandi difiere si tenemos una vivienda unifamiliar o nuestro coche eléctrico duerme en un garaje comunitario. Con todo, en ambos casos es posible la instalación sin más limitaciones que los requisitos que marca la normativa.

Si se trata de una vivienda unifamiliar, la operación se limitará a la instalación en el garaje propio (u otra zona de la finca) del wallbox elegido. Aparte de que haya fabricantes pioneros como Volvo que lo regalan, en la actualidad, las Administraciones ofrecen subvenciones que hacen que este coste asociado tradicionalmente a la compra de un coche eléctrico esté desapareciendo.

¿Cuánto nos estamos ahorrando en este caso? Pues unos 300 euros en lo que se refiere a equipos, más otros 700 aproximadamente de instalación y los servicios de un profesional autorizado. Estas partidas oscilan en función del tipo de tecnología, cantidad y complejidad del cableado… y de la edad de la vivienda. Esto último es así porque, a partir de 2014, la legislación obliga las viviendas de nueva construcción a contar con una preinstalación.

En cualquier caso, podremos obtener una potencia de recarga de hasta 9,2 kW, que es el máximo estipulado por la norma. A esa potencia, se podría recargar la batería del Volvo XC60 Recharge en poco más de una hora. ¿Quién dijo que la recarga del coche eléctrico era lenta?

Requisitos para instalar un punto de carga en un garaje comunitario

Las mismas prestaciones de recarga vamos a encontrar en un garaje comunitario. Lo único que cambia, como hemos mencionado, es la manera de proceder para la instalación. Para este tipo de localizaciones, la viabilidad y requisitos se recogen en la Ley de Propiedad Horizontal (artículo 17) y la Instrucción Técnica Complementaria ITC-52 del REBT.

A nivel de tramitación, no es necesaria (en teoría) la autorización de la comunidad de vecinos. Lo único que es preciso es comunicarlo antes a la comunidad, notificando al presidente o administrador. Es recomendable, eso sí, conservar toda la documentación asociada a la instalación.

En lo que se refiere a la acometida, es requisito que el cargador se sitúe en la propia plaza. En este aspecto, nos podemos encontrar con algún caso en que sí sea precisa una autorización de la comunidad:

  • Si es necesario conectar la derivación (el cableado que va desde el cargador a la toma general de corriente) a un contador comunitario.
  • Si no hay más remedio que realizar una preinstalación en el edificio.

Lógicamente, tanto el coste de la instalación como el de la energía eléctrica que consuma, correrán de nuestra parte (salvo en el caso de que contemos de una ayuda como la de Volvo).

En el caso de garajes comunitarios, la Administración está inclinándose por incitar a las comunidades a ponerse al día estableciendo normativas internas que unifiquen el modo en que los vecinos instalen puntos de recarga. De cara a la conexión de varios vecinos, lo ideal sería realizar una preinstalación que abarque todo el garaje. Por supuesto, se trata de una acometida que ha de contar con el beneplácito de la Junta.

Si la plaza de garaje no nos pertenece, sino que la tenemos alquilada, es posible también la instalación. No obstante, habrá que llegar a un acuerdo con el propietario.

Cuánto cuesta recargar un coche eléctrico en casa

De entre las grandes ventajas que supone la recarga doméstica encontramos el ahorro en combustible. Las compañías eléctricas ofrecen tarifas específicas para coche eléctrico.

Por ejemplo, en el caso de Iberdrola, socio de Volvo a la hora de regalar la instalación de un punto de carga, su plan para coche eléctrico incluye una recarga nocturna de una a siete de la madrugada en el que el kWh sale por menos de 3 céntimos.

Si tenemos en cuenta la batería del Volvo XC60 Recharge de 11,6 kWh (de los que son útiles 10,4 kWh), implicaría obtener esos 54 kilómetros de autonomía eléctrica homologada por apenas 33 céntimos. Se trata de una partida imbatible a la hora de calcular el coste en propiedad de cualquier modelo enchufable y que acerca la electrificación a todos. Da igual el garaje donde duerma el coche.