Publicidad

Chromebook, un concepto para todos y un modelo para cada uno

Chromebook, un concepto para todos y un modelo para cada uno
Sin comentarios

Los Chromebooks tienen ya una dilatada trayectoria como alternativa o complemento a los PCs tradicionales. A diferencia de estos últimos, en los Chromebooks, el peso del procesamiento tradicionalmente ha caído en la nube en vez de en los recursos de hardware del propio equipo.

Chrome OS –que ya va por la versión 79 en el canal estable, la 87 en el beta de distribución y la 88 en el Developer– gobierna en los Chromebooks. Su nombre alude a esa estrecha relación entre el navegador Chrome de Google y el sistema operativo de estos equipos. En ellos, se han añadido elementos de interacción directa entre el navegador y el hardware, y las "aplicaciones" son los complementos y extensiones del navegador.

La nube y algo más

En estos años, Google ha añadido bastantes más piezas al rompecabezas de Chrome OS. La filosofía de este sistema operativo es en esencia la de la ligereza y el uso eficiente de los recursos locales, aprovechando al máximo las posibilidades de la nube. Con todo, el concepto de nube ha evolucionado durante estos años.

Si en un principio se apostaba por una filosofía puramente cloud como opuesta a la experiencia local, en los últimos años se está llegando a un equilibrio entre las posibilidades de la computación en la nube y la computación local. El edge computing o el concepto de nubes híbridas están ganando terreno a la nube “pura y dura”.

Chromebook 714 Cb714 Lifestyle 02 1920

Chrome OS, a su manera, ha ido sumando elementos que dependen, no tanto de la nube, como de los recursos de hardware de los propios Chromebook. No podemos dejar de lado que un equipo como el Acer Chromebook Spin 713 tiene opciones de hasta procesador Core i5, con 16 GB de RAM y 128 GB de disco SSD, muy "sobrados" para una experiencia cloud.

A pesar de que ya hay modelos con un hardware "premium", los Chromebooks también tienen que ser capaces de funcionar perfectamente con un procesador modesto (como el MediaTek MT8183), una escasa cantidad de RAM (4 GB), o con una capacidad de almacenamiento discreta (32 GB de tipo flash, por ejemplo). Es el caso de los Acer Chromebook Spin 311.

Acer Chromebook Spin 311 Cp311 3h Gallery 01

Esto es posible gracias a la inteligente integración de componentes virtualizados sobre el propio sistema operativo. Es decir, lo que usa Chrome OS es la tecnología de “contenedores” que permiten ejecutar aplicaciones Android o Linux en su propio “espacio” de hardware al margen de los procesos del sistema de Google. Es decir, las aplicaciones Android o Linux no añaden complejidad a Chrome OS, pero extienden su función.

En este enlace podrás encontrar una explicación más detallada sobre cómo funciona Linux sobre Chrome OS. Es muy técnica, pero los más duchos en la materia podrán profundizar sobre este tema.

Nube más Android más Linux y Windows

Como ya hemos adelantado, ese “algo más” son las aplicaciones de Android, de Linux (Ubuntu) y ahora, en algunos modelos, de Windows. Las dos primeras corren sobre contenedores que se ejecutan sobre los recursos de hardware disponibles y controlados por Chrome OS.

En el caso de las aplicaciones de Windows, Google ha recurrido a Parallels, una empresa que desarrolla herramientas de virtualización para diferentes plataformas. En Chrome OS, Parallels es quien provee de herramientas de virtualización para ejecutar programas como Office. De momento, los equipos que serán compatibles con Windows serán los de las familias Enterprise de Chromebooks.

Windowsdesktop 1 Foto: Parallels

Esta filosofía es diferente a la de Windows o Mac OS, que añaden nuevas funcionalidades directamente sobre el sistema operativo, lo cual hace que, por ejemplo, las nuevas versiones funcionen mal sobre equipos con un hardware modesto, con poca RAM o con un procesador antiguo o poco potente.

De este modo, un equipo Acer Chromebook Spin 311 y uno Acer Chromebook Spin 713 se comportarán esencialmente  igual cuando se trata de un uso puramente cloud. Sin embargo, para ejecutar aplicaciones de Android, Linux o Windows, necesitaremos que el hardware sea tan potente como potencia de procesamiento precisen las aplicaciones que estemos usando.

Una experiencia para cada necesidad

Combinando tecnologías de contenedores y virtualización junto con un sistema operativo ligero como Chrome OS, Google ha sido capaz de extender las posibilidades de la plataforma Chromebook para adecuarla a necesidades básicas, medias o avanzadas sin renunciar a su esencia.

Es importante aclarar que "básica" se refiere al hecho de depender solo de la nube para dotar de funcionalidad al Chromebook. No obstante, esta funcionalidad cloud no es en absoluto incompleta: en la Chrome Web Store hay más de 190.000 aplicaciones (extensiones) que abarcan cualquier tipo de uso que podamos pensar, incluyendo la edición de vídeo, la edición gráfica, la ofimática o el gaming y el ocio.

Acer Chromebook Spin 13 Agw Ksp 06 Large

Las necesidades medias añaden la tienda Google Play de aplicaciones Android a la Chrome Web Store de aplicaciones cloud. En este caso, accedemos a las aplicaciones disponibles para Android a través de Google Play, que funciona como en un móvil o tableta, con la salvedad de que instalamos las apps en un equipo portátil. Hay Chromebooks como el Acer Spin 713 o el Spin 311 de tipo convertible con pantalla táctil incluso.

Aquí dependemos ya del hardware específico del equipo: el procesador, la memoria o el almacenamiento importan de cara a la experiencia de uso de las apps Android. Como en un móvil. Por fortuna, muchas apps de la tienda Google Play están optimizadas para funcionar con dispositivos móviles de gamas básicas y medias, por lo que no tendremos problemas con nuestro Chromebook, excepto si abusamos de la multitarea o usamos apps muy exigentes.

La experiencia avanzada añade a Android el componente Linux y el componente Windows. Aquí entramos en la barra libre del hardware: cuanto más potente sea, más ágil será el funcionamiento de las aplicaciones. Ten en cuenta que los contenedores o los servicios de virtualización de Parallels suponen una carga extra a las necesidades del hardware en apartados como el procesador, la RAM o el almacenamiento, y que en Linux y Windows los programas se optimizan para equipos portátiles y no para dispositivos móviles.

Acerchromebook005ok

Chromebooks: iguales, pero unos más iguales que otros

Parafraseando a George Orwell podemos resumir la filosofía de los Chromebooks con ese titular. Google ha conseguido que la experiencia cloud sea esencialmente igual en todos los equipos independientemente del hardware. Muestran una notable resistencia a la obsolescencia programada y dependeremos sobre todo de la calidad de la conexión de internet para que las aplicaciones/extensiones de Chrome Web Store vayan fluidas. El hardware importará si somos de los que tenemos decenas de aplicaciones a la vez, lo cual “carga” la memoria RAM o los recursos del procesador, pero en un uso convencional, la nube será la que defina la calidad de la experiencia.

Chromebook 714 Cb714 Lifestyle 01 1920

Las experiencias Android, Linux y Windows abren las puertas a usos de los Chromebook a la altura de lo que puedan necesitar profesionales y usuarios que dependen de aplicaciones más exigentes de lo que la nube puede ofrecer. En casos como la edición de vídeo avanzada, el desarrollo de software, la autoría multimedia o el uso de documentos y datos que no se pueda o quiera llevar a la nube, una aplicación Linux o Windows será óptima frente al uso de las aplicaciones y servicios cloud.

Es esta tendencia hacia la versatilidad la que ha inspirado a fabricantes como Acer para desarrollar una gama de productos Chromebook donde no solo encontramos procesadores modestos, capacidades pequeñas y cantidades de RAM escasas. También tenemos procesadores Core i5 o i7 de Intel, cantidades de RAM de 16 GB o más y unidades de almacenamiento de 128 GB o superiores, junto con pantallas 2K y formato 3:2 de 13,5’’.

Apto para todos los públicos y presupuestos

El resultado es el de tener equipos aptos para estudiantes, usuarios domésticos o profesionales que trabajan con plataformas de productividad corporativas orquestadas alrededor de la nube. Y a ello se suma el potencial añadido de la compatibilidad con aplicaciones Android, Linux o Windows (en los modelos compatibles con la virtualización de Windows).

Chrome OS no es Windows ni Mac OS, pero ofrece una funcionalidad incluso mayor sin más que pensar en la compatibilidad con los ecosistemas Android, Linux y ahora también Windows.

Captura De Pantalla 2020 10 27 A Las 18 09 20

La nube, por su parte, sigue adoptando roles sin prisa pero sin pausa. Los apartados más sensibles de las aplicaciones en la nube, como la latencia, el ancho de banda o la calidad de servicio se van robusteciendo gracias a tecnologías como WiFi 6 o las conexiones 5G, que en el futuro próximo llegarán también a los Chromebooks. Es posible ya mismo hasta jugar con títulos como 'Far Cry 6' en un Chromebook usando servicios como NVIDIA GeForce Now para Crome OS.

Por una fracción de lo que cuesta un equipo portátil Windows o Mac, tenemos acceso a todo tipo de aplicaciones y servicios. Y accedemos a opciones de interacción como la interfaz táctil (por ejemplo, en los Acer Chromebook Spin), diferentes tamaños de pantalla desde 11,6’’ hasta 15,6’’, distintas configuraciones para procesador, almacenamiento o RAM, o varios acabados, desde el policarbonato hasta el aluminio e incluso certificaciones como la MIL-STD-810G.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio