Publicidad

Las diferencias entre un smartwatch y un smartwatch de lujo en 15 imágenes

Las diferencias entre un smartwatch y un smartwatch de lujo en 15 imágenes
2 comentarios

El lujo se nota a simple vista, se puede sentir. En el mercado de los smartwatches, es imprescindible viajar hasta la ciudad suiza de La Chaux-de-Fonds para hablar de un fabricante de relojes conectados de lujo. Parece irónico, ¿una marca de relojes analógicos creando smartwatch de perfil alto?

Pero esta no es una incursión reciente. La firma suiza TAG Heuer entró en el mercado de los smartwatches a finales de 2015. De una colaboración entre tres agentes líderes en sus sectores —TAG Heuer en la relojería de lujo, Intel en tecnología y Google en conectividad— nació un reloj que planteó un doble escenario: si en algún momento fallaba su electrónica, su lado mecánico no lo haría, pudiendo convertir aquel Connected en un pulsómetro convencional tan eterno como el resto de la línea.

Ha pasado un lustro de aquello. TAG Heuer puso a la venta su Connected de tercera generación en marzo y, desde entonces, su diseño y rendimiento no han hecho sino crecer, incorporando nuevas esferas de cambio rápido, correas de vanguardia y brazaletes para cualquier ocasión. Porque no hablamos de un reloj digital cualquiera.

Funcionalidad y sofisticación

Woah

Muchos fabricantes de smartwatches se han esforzado por elevar este wearable fuera de la escena deportiva, apostando por componentes premium, y presentando verdaderos Frankenstein sin identidad. Sin embargo, el lujo es algo innato en el ADN del TAG Heuer Connected, el perfecto híbrido entre relojería tradicional suiza y conectividad de vanguardia.

En primer lugar, se puede apreciar en las esferas Synopsis. Hasta seis combinaciones distintas, que permiten priorizar aquello que más nos interese. Por ejemplo, el próximo evento de nuestra agenda conectada al lado de la hora y el calendario, o el icono con la cantidad de batería restante junto a las horas de salida y puesta de sol. ¿Somos viajeros? Podemos mostrar una segunda zona horaria. ¿Somos deportistas? Podemos priorizar los pasos dados y restantes, o la frecuencia cardíaca.

Reloj

Aunque Synopsis significa mucho más que información contextual. También posibilita modificar libremente los fondos indexados, desde las agujas hasta editar los índices, cambiar entre cronógrafos de inspiración mecánica o digitales. Y, por último, sumar “complicaciones”, como iconos con accesos directos a nuestra agenda de contactos, el tiempo o un temporizador.

En resumen, a través de este menú de edición, podemos modificar el aspecto visual para que luzca como cualquier reloj mecánico de la familia TAG. Una magnífica puerta de entrada al mundo del smartwatch para todos aquellos usuarios que nunca han tenido uno y están mucho más familiarizados con los aspectos estéticos y mecánicos de un reloj tradicional.

Reloj 2

Fijémonos ahora en las cajas. El TAG Heuer Connected va más allá de los smartwatches tradicionales. Su caja de 45 mm cuentan con acabados únicos propios de la alta relojería, con asas facetadas —pulidas a mano por cada perfil— y un diseño ergonómico acomodado a cualquier uso.

Podemos elegir entre modelos con caja basada en acero industrial, cerámica y titanio arenado, más pesada, o modelos basadas en titanio de grado 2, ultraligero, acompañado de cerámica satinada, pulida o microgranallada para el bisel y acero en los pulsadores —situados a las 2 y a las 4—, sin ignorar la esfera en cristal de zafiro resistente a cualquier arañazo y el fondo de caja atornillado, resistente al envite del tiempo.

Mil Opciones

En términos de construcción, el TAG Heuer Connected cuenta con una hermeticidad de 5 ATM, orientado a las actividades acuáticas de baja velocidad y en aguas poco profundas, como nadar o correr bajo la lluvia.

Para completar el conjunto, hablemos de un accesorio clave, como es la correa. Con un simple clic, en apenas dos segundos, el TAG Heuer Connected pasa de lucir como un pulsómetro clásico a deportivo.

Correas

Podemos optar por un clásico brazalete de acero, correas de piel (cuero nobuck) y caucho verde o marrón, caucho calado para su mayor transpirabilidad, de estilo deportivo en amarillo, en ese rojo tan navideño, naranja, azul o negro, correas mixtas con toques únicos en lima o aguamarina y, para combinar, hebillas de cierre en titanio cepillado de dos colores, negro o gris.

Si estas opciones aún no nos convencen, lo hará la edición especial para golfistas, en blanco y verde esmeralda. La concomitancia final entre forma y función.

El cerebro de la bestia

Si bien el TAG Heuer Connected de 3ª generación se reviste de materiales de alto perfil, en su condición de smartwatch también convence con tecnología clave: GPS, GLONASS, BeiDou, QZSS, brújula, acelerómetro, giroscopio, acelerómetro, monitor de frecuencia cardíaca y dos aplicaciones para satisfacer las necesidades de golfistas, amantes del fitness, ciclistas, runners e incluso tenistas.

La aplicación oficial de TAG Heuer permite personalizar metas y objetivos, a la vez que fortalece los logros del usuario. Y para quienes hereden sus hábitos de otros sistemas, esta app sincroniza los datos con Google Fit, Apple Health o Strava.

Además de las obvias integraciones Wi-Fi, GPS y NFC, la marca cuenta con una completa aplicación para golfistas, Driving Zone, disponible tanto en Android como iOS, con telemetría avanzada y representación de campos en 3D, siendo capaz de analizar el rendimiento de cada golpe a través de la función "driving range" en más de 40.000 campos de golf a lo largo y ancho del globo. Una invaluable ayuda para jugadores que estén desenado mejorar su shot y aspirar al mítico hole in one.

Golf

Equipado con un procesador Snapdragon Wear 3100, el dispositivo es 100% compatible con el sistema operativo Google Wear, lo que implica acceso a herramientas como el sistema de pagos Google Pay (haciendo uso de NFC), Google Assistant o a Google Translate, a través de su micrófono situado a la izquierda de su caja.

Agenda, tiempo, mapas, control de canciones... dentro de su amplia pantalla OLED de 1,39" a 326 ppi, podremos acceder a todo un cosmos de opciones.

Un high-end en relojería digital-analógica

Tag Heuer Cw Golf 2020 Packaging

El packaging o embalaje y empaquetado define, en último término, la forma en la cual el propio fabricante valora su producto. Añade valor, protege y marca una distinción comunicacional. Y el packaging que acompaña a cada TAG Heuer Connected no deja indiferente.

Cada TAG Heuer Connected viene con una base de carga, un cable USB-C, una toma de alimentación, un cómodo estuche de viaje y la guía de inicio rápido.

El estuche de la Golf Edition suma a su correa blanca una correa de caucho negro adicional, tres bolas oficiales TAG Heuer, cuatro tees y una herramienta para la chuleta, además de incluir el habitual cable USB-C, una base de carga y un enchufe de pared.

Decíamos al comienzo que los productos premium se perciben de un simple vistazo. En realidad no es del todo así: nunca será lo mismo ver un lienzo desde una foto de stock que frente a la pieza original, dispuesta en un museo. Con el TAG Heuer Connected sucede lo mismo: ninguna foto hace justicia al perfeccionamiento de sus acabados. Esta es la diferencia definitiva entre un smartwatch convencional y un smartwatch de lujo.

Imágenes | TAG Heuer

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio