Publicidad

BMW diseña un traje volador completamente eléctrico con el que consiguen alcanzar más 300 km/h

BMW diseña un traje volador completamente eléctrico con el que consiguen alcanzar más 300 km/h
12 comentarios

Los trajes voladores han sido una obsesión que hemos tenido como humanos desde hace siglos. En estas últimas décadas finalmente los hemos visto hechos realidad con interesantes propuestas como el Jetman o el Flyboard Air. BMW ha dado el siguiente paso: un traje volador con motor eléctrico.

El wingsuit es un deporte extremo en el que con un traje que ofrece resistencia al aire como las alas se desciende desde una considerable altura. El problema de este traje volador es que no hay propulsión alguna más allá de la que se da por la gravedad. El especialista austriaco Peter Salzmann en colaboración con BMW ha presentado su alternativa. Se trata de un traje volador que incorpora un motor eléctrico en el pecho del piloto.

Screenshot 4

Un impulso extra (y eléctrico)

La idea inicial que tenían era colocar el motor en la parte posterior a modo de mochila. Sin embargo, descubrieron que hay muchas más ventajas al colocarlo en la parte delantera en el pecho para conseguir mayor impulso.

El sistema se compone de dos propulsores de 13 centímetros de diámetro que giran a 25.000 rpm. Ofrece botones de encendido y apagado, aceleración y un ligero control de dirección (aunque al final todo depende del movimiento de las extremidades). Todo movido por un motor eléctrico de BMW con 15 kW de potencia. No es mucho si lo comparamos con otros motores eléctricos, aunque suficiente para impulsar a una persona en el aire.

Screenshot

Mientras que un traje volador sin propulsión permite alcanzar velocidades de unos 100 km/h, con este nuevo traje impulsado Peter Salzmann ha conseguido velocidades de más de 300 km/h. Pero más allá de la velocidad, lo interesante de este traje es que permite ganar altitud de nuevo con los propulsores, en vez de simplemente descender.

Screenshot 5

Tras decenas de pruebas el austriaco y BMW han decidido mostrar de lo que es capaz su nuevo traje. En los Alpes austriacos y desde una altura de unos 3.000 metros se lanzó con el nuevo traje acompañado de otros deportistas que lo hicieron con trajes tradicionales. En el vídeo podemos ver cómo los tres se lanzan y descienden en formación... hasta que el traje de Peter Salzmann se activa y se separa considerablemente de los otros incluso subiendo de nuevo en altura.

Va a ser complejo que veamos algo así a la venta como se venden los trajes voladores tradicionales. Esto al final es una demostración por parte de BMW para demostrar de lo que es capaz de hacer sus motores eléctricos. No obstante, es una interesante alternativa que se plantea frente a otros trajes voladores como el Jetman. Alcanza menos propulsión pero en su lugar es mucho más barato y silencioso.

Vía | Electrek

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios